Logotipo de Bob

Cómo perder el miedo a volar en avión ¡Consejos!

La aerofobia es el miedo extremo a volar. Aunque la mayoría de las personas sienten diferentes grados de ella, no debemos usarla a la ligera. Hoy traemos consejos para superar el miedo a coger un avión.

Creo que todos, en alguna ocasión, hemos tenido miedo a volar en avión, sobre todo durante el primer vuelo (e incluso los siguientes). Aunque ya te habrán dicho algunos «el avión es el transporte más seguro». En caso de que tengas pánico a coger un avión ¿eso no ayuda mucho verdad? Por qué todo miedo actúa desde nuestra mente y en la mayoría de ocasiones nos frena y nos paraliza a hacer algo.

En este caso el miedo a subir al avión, nos dejará sin viaje o nos puede privar de disfrutar nuevas experiencias. Y viajar es algo maravilloso. Por eso en Bob, que nos encanta viajar ligero y sin cargas, vamos a ayudarte a desprenderte de una carga: tu miedo a volar en avión. Eso sí, a ver si le vas a coger el gusto y vas a acabar apuntándote a la academia de pilotos…

¿Tienes miedo al avión o fobia a los aviones?

Si conoces a alguien que tiene miedo a subir en avión o tú mismo/a lo sufres, te vamos a echar una mano. La verdad que para ser sincero, en mi primer viaje en avión iba literalmente asustado. Pero no hay que tener vergüenza de tener miedo, ya que es algo natural y una respuesta defensiva de nuestro cuerpo. Lo único realmente importante es asumirlo y estar dispuesto a afrontarlo.

Uno de los mayores miedos a volar en avión radica en varios momentos durante el vuelo:

  • Despegue, cuando el avión acelera y despega del suelo con una inclinación fuerte.
  • Aterrizaje, ya que se producen mayores turbulencias y movimientos que en el despegue.
  • Giros, porque el avión cambia de dirección y se inclina.
  • Turbulencias, que son las corrientes que se forman al cruzar masas de aire, como un río. Hay 6 grados de ésta, siendo la máxima atravesar un huracán. Aunque sólo se permite cruzar turbulencias de grado I y II por confort de los pasajeros.

¿Sabías que se realizan entre 150.000 y 200.000 vuelos en el mundo al día?

¿Aerofobia o miedo a volar?

Así es como se conoce al miedo a volar de manera extrema. Todos o incluso nosotros mismos, conocemos a alguien que sufre cierta aerofobia. Que cada vez que tiene un viaje en avión está preocupado, tiene ansiedad e incluso te agarra las manos con fuerza en el despegue. He de reconocer que he sido de esos durante muchos vuelos.

Pero la realidad es que si esa persona ha conseguido viajar en avión o lo pasa mal, no sufre de aerofobia. Esta incapacita totalmente a que una persona pueda subirse a un avión. Puede incurrir en síntomas de depresión, acrofobia y/o agorafobia a la vez, una ansiedad muy alta y pasarse todo el viaje en alerta.

Perder el miedo a volar

Una vez el avión entre en pista oirás desde comandancia el ‘Preparados para el despegue’ y el avión estará listo para iniciar el vuelo.

El papel del cabin crew y los pilotos

Siempre lo he dicho. Viajar con un personal de vuelo y unos pilotos atentos, es la mejor de los consejos para volar en avión sin miedo. Y es que sin duda, hay pilotos que transmiten mucha confianza y profesionalidad y se comunican mucho con sus pasajeros.

Sucede igual con el personal de cabina. En muchas ocasiones hemos dado con personal atento, amable, muy cercano e incluso que nota en nuestras caras el terror de un vuelo con una simple mirada y te tranquilizan.

Qué es peor: ¿el despegue y el aterrizaje?

Uno de los momentos que genera un pico altísimo de ansiedad en las personas con miedo a volar es el despegue. El despegue dura aproximadamente un minuto como máximo hasta que el avión se estabiliza. Y para muchos, ese minuto se hace eterno. Escucharemos el sonido de los motores, sentirás la aceleración, el aire y el tren de aterrizaje retrayéndose. Pero desde mi punto de vista es mucho más lineal y corto.

Creo que los aterrizajes me provocan más ansiedad, sobre todo cuando hay peores condiciones climatológicas. El avión se mueve más, es un proceso mucho más duradero y sientes como el aire moldea y mueve el avión para decelerar. Siempre me pareció peor, una sensación mucho más agobiante. ¡Hasta que pone las ruedas en la pista y dices fiuu, que alivio!

Cómo superar el miedo a volar en avión

Consejos para perder el miedo a volar en avión

La distracción es tu mejor aliado

Lo más importante a la hora de subirse en un avión es distraerse haciendo cosas que nos gusten de verdad.

  • Si te gusta leer puedes llevarte libros o revistas,
  • Disfruta de películas o series previamente descargadas en tu móvil o tablet,
  • Escucha tu música favorita o incluso música de relajación.
  • De hecho, escuchar un podcast y escuchar una voz familiar, puede ayudar a relajarte mucho más.

Empieza con viajes cortos ( y nada de escalas)

Si tenemos que realizar nuestro primer viaje y tenemos miedo a volar, lo ideal es coger un vuelo doméstico o nacional. Por ejemplo un vuelo Madrid – Mallorca o un vuelo Barcelona – París. El caso es que esta experiencia sea corta en el tiempo.

Por ello, te recomiendo que elijas siempre vuelos de menos de 90 minutos y sin escalas. Para un primer contacto en el avión, mejor hacerlo poco a poco.

Viaja siempre acompañado y reserva el asiento

Que importante es tener a alguien de confianza a tu lado. Para ello te recomiendo que elijas los asientos reservados previamente durante la compra del vuelo. Así podrás viajar acompañado y sentado justo al lado de alguna persona especial que pueda ayudarte en el proceso de subirte al avión.

Mejor, siéntate en la parte delantera del avión

En caso de haber turbulencias o de qué el avión se mueva por corrientes, se notan menos en la parte frontal del avión. Cuanto más atrás estés sentado, más movimiento notarás debido a la transmisión de energía del avión hacia el final del mismo.

Aunque a mí personalmente me agobia estar en las primeras filas y tener la pared tan pegada al frente. Siempre me gustaron las filas 4-5 a 10-12 como máximo.

¿Sentarse en ventana o pasillo?

Pues algunos prefieren viajar en ventana, por el hecho de mirar y sentirte un poco menos encerrado. Pero la tensión de ver el despegue puede ser incluso peor. Siempre he tenido la sensación de ir más seguro en ventana, hasta que iba en pasillo. Que además de tener un poco de espacio para estirar la pierna, me gustaba ver la profundidad del avión por el medio.

Visualiza muchos vídeos de cabina

Para mí es una de las claves. Antes de mi primer vuelo vi muchos vídeos de como era el aterrizaje, eld despegue, un avión por dentro, la cabina de pilotos… Quería empaparme de todo el proceso del avión y ver qué sentían otras personas en ese momento.

Así te podrás familiarizar con el proceso. Tu cerebro poco a poco de irá adaptando (al menos no verás esto por primera vez).

Respira con calma y centra tu atención

Si notas que tu ansiedad comienza a subir, debes concentrarte en respirar profundamente. De una manera tranquila, lenta y mucho más amplia. Intentando llenar tus pulmones y soltando el aire muy despacio. Si a esto le sumas unos cascos con cancelación de ruido, podrás concentrarte aún más en los sonidos naturales de tu cuerpo, como la respiración y el latido del corazón.

Si sufres aerofobia de manera grave y no encuentras solución, te recomendamos acudir a un especialista a seguir unas pautas de ‘progresión’ para ir perdiendo el miedo lentamente. Actualmente se usan técnicas de realidad virtual para simular un vuelo e ir ayudándote en el camino ¡Mucho ánimo!

¡Descubre mucho más en Bob!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También podría interesarte

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir todas las novedades en tu correo

Al suscribirte aceptas recibir newsletters de Bob y aceptas la Política de Privacidad.